Reproductor

sábado, octubre 01, 2005

Si señor, la Anchoveta se come!!

Ayer se publicó un articulo interesante en la lista OANNES, una web foro Hispanoamericano de intercambio de información en temas de Mar, una iniciativa Peruana con prestigio Internacional.
No podia dejar pasar por alto este artículo cuya autoría es el Ing. Miguel Ferré (miembro del Foro OANNES), ya que lo considero de interés y de conocimiento nacional, acerca del consumo humano de Anchoveta como fuente alimenticia y al alcance de los consumidores a un costo muy económico. El consumo de la ANCHOVETA ayudará a la economía de la población y asimismo contribuirá a un decrecimiento en el indice de desnutrición en nuestro Pais.

Slds
Django

Peru - Analisis: ¿Como acceder a pescado barato?

DESCONOCIMIENTO.
A pesar de su abundancia, calidad y precio, la anchoveta no es demandada por el público "Nadie en el mercado vende anchoveta porque se cree que no es apta para el consumo humano"
.

No deja de sorprender que en un país como el Perú en el que hay 2.000 kilómetros de costa y una enorme abundancia de especies marinas, el pescado que llega al ama de casa sea muy caro. Voy a ensayar algunas razones por las que, a mi juicio, ocurre esto.

Tenemos un mar privilegiado debido a las corrientes que generan la afloración de nutrientes del fondo marino que son el alimento de los microorganismos vegetales y animales (el fitoplancton y el zooplancton), que a su vez son el alimento de la anchoveta y la sardina, y estas a su vez el de las demás especies que habitan nuestro mar. La anchoveta y la sardina son el alimento del jurel, la caballa, el bonito, por citar las especies más conocidas y abundantes en nuestro mar.


Algunas de las especies están en la superficie o cercanas a ella, y son gregarios, es decir, van juntos en grandes cardúmenes, tal como la anchoveta, la sardina, el jurel y la caballa .

La anchoveta está habitualmente cerca de la costa, así como la sardina. En cambio el jurel y la caballa se encuentran más lejos, por lo que es más caro el costo de extracción y la flota debe ser grande (400 toneladas de bodega en promedio) y refrigerada para que puedan ser aptos para el consumo humano.

Lo habitual es que estas especies se pesquen con el sistema de cerco, que consiste en cercar con una gran red al cardúmen de pescado, acercarlo a la embarcación y llevarlo a la bodega aspirándolo con una tubería lanzada al costado del barco, haciéndose este proceso de un modo muy eficiente. Es por ello que el costo de extracción de estas especies es muy bajo, siendo del orden de 20 céntimos de sol el kilogramo o hasta menos.


La merluza se encuentra también en cardúmenes a unos 200 metros de profundidad, por lo que tiene que ser pescada con redes del tipo cazamariposa, con un sistema de arrastre.

Estos cardúmenes son más pequeños, y más difíciles de pescar, y los barcos son también más pequeños, por lo cual el costo es superior, llegando a alcanzar hasta 40 céntimos de sol por kilogramo. Los pescados llamados "blancos" por el color de la carne son finos y muy apetecibles, se pescan de un modo muy artesanal e ineficiente, cerca de la costa, por lo cual los costos de extracción son altos. En muchas ocasiones se pesca uno a uno con cordel. La trucha es un pez que se cultiva en piscigranjas en la sierra, en cantidades muy limitadas y se exporta en casi su totalidad. Y estos son los pescados que se ofrecen y son demandados en los mercados, y por lo tanto son caros.

¿Qué pescados se venden en los mercados de las grandes ciudades? Si usted va a un mercado y busca comprar anchoveta, se dará cuenta de que nadie la vende. Esto es debido a que la población cree que es un pez no apto para el consumo humano, y que solo sirve para ser usado como materia prima en la elaboración de harina de pescado. Cuando le preguntamos de modo espontáneo a la gente de todos los niveles culturales y sociales si conocía algunas características de la anchoveta tales como tamaño, sabor, color, así como por qué no se come y por qué no se vende en los mercados, etc., la respuesta fue sorprendente: no se conoce el tamaño y casi nunca nadie la ha comido en su casa.

Sin embargo, es la única especie que incluso durante el fenómeno de El Niño no se reduce masivamente, ya que en esas circunstancias se pescaron por lo menos tres millones de toneladas. Puede ser ilustrativo recordar que el consumo en Lima de todo tipo de pescado fresco diariamente no pasa de 500 toneladas.

EVOLUCIÓN DEL CONSUMO

En los últimos quince años se popularizó de manera importante el consumo interno de la conserva de sardina, así como también su exportación. A partir 1995 desapareció la sardina, sin tener muy claras las causas, y comenzó a hacerse conserva de jurel y caballa con mucho éxito. En los últimos tres años bajó la pesca de jurel y en la última temporada no se pescó nada; parece que también ha desaparecido. Así, de modo sostenido, lo único que se ha mantenido es la anchoveta, y hoy se está haciendo conserva de anchoveta
con muy buena aceptación en los mercados mundiales.

La alternativa barata de comer pescado fresco hasta hace poco era el jurel, pues en épocas de abundancia puede encontrarse a un sol el kilogramo. Sin embargo, como ya hemos comentado, no se encuentra en las últimas temporadas, a pesar de haber salido la flota industrial a buscarlo hasta más allá de las cien millas de la costa. Por ello, a veces se ve en el mercado jurel procedente de Chile, lo cual genera iras de las autoridades políticas, pues parece una ofensa vender jurel chileno en Chimbote, que viene congelado y se vende como fresco, pues se descongela sin que se note.


LA PROPUESTA

La solución radical a este problema es que el pueblo peruano se dé cuenta de que la anchoveta es una extraordinaria alternativa alimenticia a bajo costo. La anchoveta sí es fresca, porque si no lo es, se rancia rápidamente, pues tiene mucho aceite; es deliciosa si se la prepara en cebiche, en caldo y, por supuesto, a la parrilla o frita, teniendo en cuenta que al tener aceite, que además tiene Omega 3, hace que no se necesite aceite para freirla .

El precio de venta al público podría ser de menos de un sol el kilogramo, y hay todo el año. Pero para esto habría que hacer una acción conjunta entre los pescadores industriales y artesanales, los mayoristas, los minoristas de los mercados y el ama de casa. Hay que fiarse de las bondades de la anchoveta y todos saldremos ganando.

¿A quién le corresponde asumir este reto? Debe haber una acción coordinada de empresarios y Estado para hacer realidad el sueño de todos los peruanos: poder comer pescado nutritivo a muy bajo precio.

Por Miguel Ferré
Ingeniero
Director del PAD, Escuela de Dirección de la Universidad de Piura

Fuente: Web Principal de OANNES , Diario el Comercio
Mas acerca de la Anchoveta:
http://www.oannes.org.pe/apkalluopina.htm, IMARPE

3 comentarios:

victormechanmendez dijo...

Conozco de fuente propia las bondades alimenticias de la anchoveta y otros peces. Es porque vivi hasta los 10 años en Chimbote. Veia entonces 1)en la playa unas ratas enormes consumidoras exclusivas de la harina de pescado, almacenada en bolsas, en la playa 2)no existia un pescador macilento. Todos eran macizos, porque ingerian a diario pescado en alta mar 3)en el hospital de la Caleta, los niños desnutridos de III grado (el más severo), que ingerian harina de pescado (de anchoveta tambien), recuperaban su esbeltéz en pocos dias.

Giancarlo dijo...

¡A comer anchoveta entonces! O mejor aún, ¡a comer más pescado!

Los japoneses consumen tres veces más pescado que los peruanos (si Lima estuviese localizada en ese país, se comercializarían no 500 sino 1500 toneladas diarias). Por ello sufren tasas de obesidad menores a las las nuestras. ¡Y por supuesto, muchísimo menores a las de los estadounidenses! ¿Porqué? Precisamente por consumir más pescado que carne. ¡Aprendamos de ellos!

Anónimo dijo...

me parece bien que saquen bastantes blogs como ellos ya que ese tipo de pescado como esla anchoveta nadie la ha comido al menos yo no y me gustaria probarlo asi como yo habra mucha gente que igualmente desearia probarlo y eso es x las comunicaciones de explotarlo y de hacerlo conocido mas.